Palma de rosa: el aceite de la gracia

La palma rosa es planta que potencializa el tercer ojo. Además, es un regenerador celular que cura las heridas del alma que arrastramos con los recuerdos. Nos ayuda entonces a liberar el pasado, aliviándonos de ofensas viejas o de personas que ocasionaron daño, renovando nuestras emociones y al mismo tiempo ayudando a borrar cicatrices físicas, generadas por quemaduras.

Nos entrega la tranquilidad del presente, el disfrute del hoy y la contemplación. Es así como elimina la ansiedad la ansiedad y la tensiones ocasionadas por el pensar en el futuro, refrescando y aclarando nuestra mente, pues nos ayuda a fluir en el aquí y en el ahora con mayor claridad.

Equilibra las emociones, al mismo tiempo calma y estimula, aportando la tranquilidad en la atmósfera de bienestar y reparación. Por otro lado, nos lleva a las transformaciones necesarias, equilibrándonos y atrayendo al amor.

aceite esencial de palma rosa

Uso Sugerido:

Aromático: inhalar directamente, difuso, diluido o con unas gotas en la mano frótese e inhálese.

Tópico: Aplicar una a dos gotas en la frente, o detrás de las orejas.