Eucalipto: el aceite del bienestar

Este bello árbol vigoriza la mente y fortalece el alma, siempre esta alerta de cualquier enfermedad enfrentándose a ella y no dejándola entrar a nuestro cuerpo.

Al fortalecer nuestra mente, trabaja en nuestras neuronas, reconectándolas para mejor nuestra memoria, trabaja muy bien con el romero, ya que contienen cineol un potente neurotransmisor.

Combate la pereza, nos activa y nos impulsa a realizar nuestros objetivos, volviéndonos más responsables en nuestra toma de decisiones. Nos revela también nuestros patrones familiares en cuanto a enfermedades, nos enseña a sanar desde la mente para que no vuelvan a aparecer jamás.

En lo físico, incrementa la respiración celular, siendo un antiséptico natural de las vías respiratorias, relaja y dilata los músculos de la tráquea, los bronquios y los pulmones, aflojando y expulsando la mucosidad, reduciendo la inflamación, aliviando la tos, bajando la fiebre y, también puede prevenir los ataques de asma bronquial; combate las infecciones bacterianas y virares causantes del resfriado, la gripe, la sinusitis, la amigdalitis, la laringitis, etc.

aceite esencial de eucalipto

Uso Sugerido:

Aromático: inhalar directamente, difuso, o ponerlos entre las manos, frotar e inhalar.

Tópico: diluya dos o cuatro gotas con aceite portador, y aplíquelo sobre los pulmones , pecho y garganta.