Naranja: el aceite de la abundancia

La naranja dulce inspira abundancia, respalda un humor positivo, restaura la energía física y ayuda en las transiciones, también la naranja reconecta con el niño interior y promueve la espontaneidad, la diversión, la alegría, y el juego en su vida.

En el corazón, la naranja dulce alimenta a las personas a dejar ir las mentalidades de escases con todas las manifestaciones, recuerda al alma la abundancia sin limites que se encuentra en
la naturaleza, alienta también a las personas a liberarse de su necesidad acumulativa.

Inspira también soluciones creativas para los problemas, uno
no necesita temer, nos enseña a relajarnos y a disfrutar de los tesoros naturales de la vida.

aceite esencial de naranja

Uso Sugerido:

Aromático: inhalar directamente, difuso, diluido o con unas gotas en la mano frótese e inhálese.

Tópico: aplicar de 1 a 3 sobre el sacro (en la parte superior del estómago)